Tiempo

29 dic. 2011

Échale cuentas al tiempo, si ahora escuece todo lo que nos decimos, si tenemos que frenar en seco para reordenar hasta los instintos. Si mezclamos las ganas con ibuprofeno y nos pasamos las mañanas esquivándonos entre tostada y tostada, por la excusa de lo que pudo haber sido. No me olvido: Cambia el vodka por caramelos, gímele a la almohada. Tócame el pelo. Levántate de un salto de la cama y regálame unos segundos de egoísmo en verso. Aráñame la espalda. Sé valiente: Nada de hologramas en pantallas de litio. Cómeme ésta vez, sin miedo, hasta perder el sentido.

Frankenstein

1 dic. 2011

Me siento como Mary Shelley, convirtiendo su ingenuidad en el prefacio de un antidestino. Puede que después de un par de viajes, no me salven mis excesos. El odio atrae al odio, me escribiste en el pecho y preferí ser vagina dentata, temblando de cama en cama, antes de echar a correr. Son señales de lucidez atrofiada, abrazar a un púgil aumenta tu taquicardia, todo está del revés. De diciembre lo que menos me importa es el frío, si me sonríes y apareces otra vez.

Señor

26 nov. 2011


Tenía sueño y estaba a medio gas, rechinaban tus escalofríos en mis oídos. Tus manos en un pedestal, creo que no habrá nada más sincero para clavarme dentro. Me regodearé en mi verdad. El ruido se ha ido alejando y nos ha dejado el latir lento y pausado de quién se mete agonía en vena y la escupe horas más tarde en la moqueta del salón, destrozándose la garganta con la mejor premonición de que hoy voy a perder la razón después de joderme los zapatos caros.

Barrio

22 nov. 2011


Nos perseguía el odio arrastrando sus mil formas de manifestarse, tú aún hablabas de poesía, en Auschwitz pasamos nuestra mejor tarde. Solías levantarte de la cama cabreada, la tele encendida: Las noticias soltando alguna que otra chorrada, creyendo hacer más interesantes nuestras vidas. Yo miraba para otro lado y me fijé en ésa rubia de Silicon Valley que siempre se vende en la esquina, decían que 20 ya le parecían bastante, así que invertí en amor romántico, del falso, del de "dame una tregua antes de enamorarte, que se nos escapan los días". A veces tengo la cabeza puesta en cualquier otra ciudad y veo a todos esos capullos esforzándose por pasar un buen rato, dejando su rastro de Brumel por el barrio, como si hubieran olvidado que a las 6 de la mañana el más tonto del piso puede ser el colgado del patio. No nos vendrán a buscar -me soltaste- en tu vientre pone "COBARDE".

Monde

18 nov. 2011


Retratada por el monólogo de un cleptómano, te he ido robando pedazos para construir la última versión de ti, sonrisa 2.0 y sal en la piel. Los castillos de naipes se derrumban a tu paso, en Madhavy City ya están hartos de que el telón siempre reste bajado. Función para el pequeño merodeador, un polvo en un coche. Hoy los fantasmas están vencidos de voz. Somos un peligro atroz para los sueños del mundo.

Ferite

14 nov. 2011

- Qué putada. 
- ¿El qué, que putada? 

- Echarte de menos, que duelas, que haga frío, que no haya acabado el trabajo para mañana porque tengo la cabeza vete tú a saber dónde, que te haya llorado un río y que por fín el Llobregat se haya llenado. Que tenga tantas ganas de verte como de gritarte. Que me sienta como un animal herido. Que te quiera, supongo. Que te quiera de verdad y no poder controlarlo. Ni siquiera un poquito.

Diferencias

2 nov. 2011

De Dolores ni hablar, a mí llámame Lola. Que lo de las corazas es una excusa más para que me busques bajo la ropa. Y si te has fijado un poco sabrás que noviembre se me da fatal, aunque ésta vez no voy a quejarme ni un poquito. Que tengo lo que siempre he querido: Al corazón haciendo el pino cada vez que me cruzo con tu boca.

Ron Limón

27 oct. 2011

Saber que los domingos podrían ser mejores, siempre nos pillará por sorpresa. Los médicos traen malas noticias, joder, podrían explicárselo a la portuguesa roba-besos antes de echar a correr, que no me deje sola, que no lo haga otra vez. Tampoco sé si merecerá la pena santiguarse a cada rato, ni si calmarán los abrazos. Puede que bombardearte con miradas no haya bastado para que entiendas que sigo dándole vueltas a eso de reinventarte una vida, donde se pare el tiempo cada vez que sonrías y demás. A ver quién me explica qué puedo hacer con la prisa, si siempre que me pongo a esperarte, te vas. Es como arrastrar la puta sensación de que en el momento menos pensado cambiará algo y que te coma los nervios el no saber el qué. Quizá Sofía tenga la clave y me descubra viajes a modo de vía de escape, además de Plutón. Que lo de abrazarte mientras duermes lo llevo peor, sé que conoces el desorden que provocas a pesar de la endereza. Incluso hasta la pataleta de cuando hace frío y no me abrigan ni un poquito tus manos. Que me encanta que me llames "niña" y me rescates las ganas arañándome la espalda, y que nos sobren tantos veranos como para comernos de un mordisco el puto show que son las noches dándote guerra en la entrepierna y plantarte (de nuevo) la revolución, en un ataque de amor de ésos con sabor a ron y limón de cuando nos faltaba el aire y nos comíamos hasta la risa.

Atlántico

23 oct. 2011

Te me atragantas, como se atraganta el invierno. Y te busco en los espacios en los que sé que ni siquiera existes, rezándole un mantra a cualquier otro cuerpo. Te robaré pedazos, romperé despacio momentos, volveré a mis 15 eternos y patalearé suplicando el final del juego. Ni se te ocurra devolverme el fuego. Ni verlo. Que si es a medias prefiero el frío, antes que el roce frenético. 

Vladimir

19 oct. 2011

Yo tampoco sé a qué sabe la prisa, cuando me miras parece detenerse hasta el viento. Joder, y que las sonrisas de éste mundo a veces no me parezcan suficientes…, arrastro la sensación de encontrarle en todos los putos lugares de la faz, cosas de locos. Entonces vuelve el frío y lo mejor del día se traduce en llenar de besos púrpuras a Vladimir, tan pequeñajo. “Saludos desde la antecámara, – dirás – bajo unas sábanas verdes no hay mal que nos roce”. Y lo más insensato será creerte y acomodarme en el hueco suave de tu nuca y rodearte de amor fugaz, casi inapreciable, arañando migajas de lo que nunca habrás sido ni querría, maldiciendo el despiste.

Raval

13 oct. 2011


Cierra las ventanas,
tengo frío
y entran aviones.
El televisor habla raro,
y ya hace un rato
que bebemos sin dejar de mirarnos,
la sinceridad nos destruye
frenética
e imparable
recorriéndote en círculos
atravesando túneles.
Mira que pasa
en el horizonte
que va desde tu pierna izquierda
a la mejor de tus sonrisas,
me he convertido en ángel
y he succionado el veneno
que nos corrompía.
Seré tu mesías
tu ídolo de masas
tu dios de mentira
tu polvo hecho metralla,
pero no me digas
que no hay día
en el que no te retuerces
mordiéndote el labio
loca por la prisa
de tanta avarícia,
sueños maltrechos,
epifanías.

Cadillac

9 oct. 2011

Suena Loquillo y su Cadillac y es la tercera vez que pienso en follarte. Con ése aire nostálgico que a veces me atrapa, rondándote en casa, y la torpeza de mis manos frías que se mueren por recorrerte de nuevo, la espalda.

Que no hay nada más bello que el puto encuentro fugaz de tu mirada y la mía al bajar las escaleras de la enredadera que son tus piernas. Que me tiembla el pecho si ésta noche no te veo, y me reinvento si puedo, para esquivar cada recodo y colarme dentro. Muy dentro.

Que mi suerte es cada segundo que he podido robarte y el acariciarte despacio, sin que importase el tiempo ni el edulcorante. Que me despojo de armaduras y entre tanta espada y carne, me escuecen las hendiduras y sentirte es mucho más impactante.

Los abrazos son sólo rodeos de mis ganas, que ya no hay corazas, que no renuncio a mis armas, estoy lista para el combate.

Boston

2 oct. 2011

Voy a coger el primer vuelo y no será de vuelta. Tendrá el nombre que tu quieras y estarás entre mis piernas. Los viernes soy una persona mejor (está bien, ayuda el queerporn, ya te lo dije) qué le voy a hacer si a mí me gusta más la sangre que el edulcorante, si suenan The Clicks y yo arrastro éstas ganas inmensas de follarte. 4 horas en el Sala y yo con éste viaje, te lo repetiré una vez más: Cualquier excusa es buena si acaba en "tocarte".  

EEUU en general no me gustaba, pero a Boston ya le he cruzado, no nos dejan soñar ni desde éste charco ni desde el otro lado. No, we can't y el sueño (roto) americano. Ningún yankee mira con nostalgia hacia el Atlántico.  


Y así me va, confundo capricho con exclusividad. Pregúntate qué quieres y después involúcrame en ello, pero no me dejes jugar con tu pelo si no vas a follarme luego. Gato herido, juego aprendido. Y odiar con todas mis fuerzas ser la más camaleónica de la ciudad. Déjate de palabras, de madrugadas y magia, que ya no creo en nada y tampoco lo vas a poder cambiar. Te dejo con tu séquito, con tus groupis de medio pelo, ya sabes, con tu club de fans.

Desorden

23 sept. 2011

No sé, estaba hecha un lío y le envié uno de ésos mails rarunos que antes le enviaba a Laura, le hablé de las sonrisas y las multinacionales y de lo liliputiense que me hago cada vez que se va. Jamás he tenido claro si estas cosas tienen un orden, pero a mí siempre me salen a borbotones, días después de haber estado casi un mes encalladas en la garganta y mira, qué le voy a hacer. Si ya no tengo fuerzas ni para escribir algo bonito, pero sí para ver como las líneas crecen y siguen sin decir nada que pueda resultar(te) interesante. Tengo que aprender a recomponerme una vez de cada 100. Para no perder la costumbre y creerme gigante y enseñarle los dientes a las perras que se relamen con tu nombre. A mi no me importa que las quieras, sólo te he pedido que me abraces. Y me dirás que ya es tarde, que no es tiempo para soñadores, te pondré a Los Piratas y te dormirás cuando quiera besarte. Hoy tengo revuelta hasta la sonrisa y no sé si voy a quedarme muchos telediarios más, pero a éstas alturas ya ni me van ni me vienen las proyecciones que siempre acaban bien cuando al final sale un End, y toda la sala se ha acabado las palomitas. Dichoso frío, y eso que aún no estamos en noviembre, por más ganas que le eche a los cafés que nos tomábamos en la plaza aquella, que por falta de nombre, siempre será la del violinista que me dejó con el alma entre las piernas y éstas, algo más que abiertas. Vamos a centrarnos, que me toca hacerme mayor. Cualquier día empiezo a contarte un cuento de ésos interminables, y te dejo que escojas a los personajes, y me quedo en tu cama-refugio y de allí no me muevo más, capaz.

Marlon

8 sept. 2011

No éramos unos genios, pero no teníamos miedo a las críticas del destino. La injusticia se tornaba necesidad y nos relamía los bajos cada vez que abríamos las piernas. No sé que habrá sido de aquellas esquinas, que al nombrarlas, hasta escocían. Ni de aquellas niñas de papá. Las recordarás tan rubias, hace unos años, mirada de gato. Pateando la vida por un par de sueños y la libertad que cotejaban sus chulos baratos. Decir sus nombres restaría credibilidad. Sería como follarte al "intocable" después de una noche haciendo el cafre y dejarlo tan asustado que parezca un niño de 5 años, (una cruz para todas las estrechas que suspiraban por Marlon Brando), y la poesía que es tu cara y unas cuantas frases hechas sólo para que le enseñes las tetas a éste poeta en su particular revolución.

Pulpas

4 sept. 2011

He intentado ser una buena chica y no tu ruina, a pesar de que hoy me he levantado un poco punk y tengo las ganas infectas de guerra y la cabeza diría, casi en el más allá. Y es que estoy segura de que hoy no se pondrán de acuerdo ni mis teorías de cosas vacías, ni tus fechorías, ni la rima fácil de quién sólo quiere acabar ya con las prisas en los dedos y como siempre, retarle a la urgencia de tropezarse de risa en el momento justo, que no hay nada que evitar si estamos colgados del viento y hoy ya ni eso, que tengo ganas de escribir sobre tu pelo sin pensar en lo que pierdo y gritarte un c’est fini.

Y ahora, escucha ésto, haz click aquí.

Benedicto

9 ago. 2011

Somos la peor versión que pudo escribir Nacho Vegas desde Lole y Bolán y su amor teórico-práctico. Añorarte es crónico y observarte una parafilia. Encontraremos el lado humano de nuestros instintos el día que nos dé por tenerlo todo claro y será jamás y nunca y no habrá nadie que nos pueda bombardear con su discursito moral de lo que está bien y lo que está mal y si podemos querernos en paz o tenemos que rendirle cuentas a un Dios que ni siquiera existe.

Celaya

7 ago. 2011

Si la poesía es un arma cargada de futuro,
la mía se ha quedado estancada en el kilómetro cero de tu ombligo.

Pánico

4 jul. 2011


Noches de subterfugio, viviendo con prisas en el paredón. Convertirse en la peor versión de Shock Value y ser tu monstruo de ciencia ficción. Echarte de menos como un niño, con el pelo enredado en las bujías de mi tristeza. Lamerse las heridas y las distancias y no tener más lucha que ése paso a paso durante el camino pseudo-marcado. Engáñate, porque te sientes libre y es mentira. Porque la extrañas y quieres creer que es mentira. Porque de perdidos al río, ya no hay razones para tanto desvarío. Ni para gritarte ni para dejarme la voz. Va siendo hora de reconocer que por más honrado que se crea el destino, jamás he creído en él y mi amor, a éstas alturas de la historia, nada nos salvará.

Pause

30 jun. 2011


La vasca suprema y su impermeabilidad casi genética. Supongo que lo que me atrae es la pose racional y el querer corromperla. El recrearme en su entrepierna porque soy como un náufrago en busca de isla. Las ganas de follarla frente la crudeza de un espejo y que éste sólo me devuelva resquicios de ternura. Y empezar a quererla con prisas y sin remedio, escociéndome el pecho porque le pedía sangre y me ha mordido. Y ahora no me da la puta gana de parar la hemorragia que me deja sin fuerzas y corre a contratiempo. El vértigo, confieso, empieza al quitarle la camiseta y prosigue con la codicia de un loco, de un poeta y de la inocencia a cuestas del animal herido.

7:16 AM

26 jun. 2011

Me muero de sueño y frío. Y ya empiezas a clavarte en mí aunque aún no me he ido. Incluso te sonrío, porque a éstas alturas creo que es la mejor arma contra el miedo. Que no quiero pensar más en el vértigo, que me quedo atrapada en tus besos, en tu propio bucle infinito que no me permite dejarte salir de la cama.

Y ya ves, en éste viaje me acompañan hasta los fantasmas, pero no me asusta porque he tenido tiempo de perderme en tu risa y descubrir más allá de tu frase favorita. Y hurgar en tus libros. Y que algunos me duelan y otros me devuelvan las ganas de quedarme un siglo, o todas las vidas que tiene un gato y seguir rodando de ésa manera tan dulce que es mirarte y sentir que parece que te conozca desde hace una vida y no. Que hay caminos que cuando se juntan ya no hay Dios, ni cura, ni Virgen que los separe, por más tralla que le echen y más caña que nos demos nosotras.

Seguiremos siendo el vivo reflejo del póster de Soñadores de tu habitación y jugaremos a los laberintos bajo las sábanas blancas las noches que nos restan.

Norte

18 jun. 2011


No sé muy bien qué hacer con tanto aullido, desde que éste mar no es el mío y a la farera no le importa si pierdo el norte y los desvaríos. Si me atranco en un puerto de dudas y los mensajes embotellados no quieren despegarse de mi lado. Si me mareo con sólo pensar en navegar. Si no me convencen las sirenas.

Pimienta

14 jun. 2011


Reordeno mi caos una vez al mes. No sé si tendrán algo que decir los psicoanalistas...Sé que hasta las esquinas hablan de ti, otra cosa es jugar con la complicidad de tu nombre. Aquí todo tiene ése trasfondo gris, como los personajes de las películas que siempre se largan no se sabe muy bien a dónde. Borrón y puta nueva, qué más da. Voy a pasarme la vida escribiendo cartas sin remite. Bombardeando frases inconexas a todos mis fantasmas. A poner el vértigo al límite y saltar cuando las ganas desfallezcan. Voy a ser tu quebradero, tu corazón sin razón, tu truco sin conejo, la funambulista sin red. Qué puedo hacer si se me ocurren mil formas para provocarte y ninguna es elegante.

illogical

22 may. 2011


Genial, miss illogical, felicítate por tus 15 años eternos. Por tu "me pierde la boquita" y la torpeza permanente. Atrápate en desvaríos que no van a llevarte a ninguna parte (por más ganas que le eches) y luego permítete dudar.
A éstas alturas, lo más sensato es abrir las ventanas y gritar que no crees en nada, dejar el corazón maltrecho tirado en el suelo y aprender a renunciar. Que me falta valor para romperte el miedo pero para partirme el pecho soy un primor.

Razones

8 may. 2011


Pueden sobrepasarme las ganas, pero me frena horrores el frío.
Si te miro parece que todavía es invierno.

Homenaje

3 may. 2011


No te sorprendas si me despierto un día queriendo enredarme entre tus piernas. Ni si te invado, porque me faltas cerca y estoy pobre de excusas. No te asustes si te flagelo y te envuelvo con arañazos, pues es la versión pseudo romántica de querer guardarte dentro: entre tu voz y mi brazo izquierdo, justo en el río de escalofríos que provocas.

Abril

13 abr. 2011

Te tomo la frase, "si tú no me quieres, tampoco te quiero yo". Y es que no voy a parar mi vida porque hoy hayas decidido que no vas a mirarme.

Desierto

10 abr. 2011


Te miro de reojo los martes (que no vendrán) y antes de que articules palabra, sé que como ésas historias a las que se les predice un fácil final, lo he vuelto a hacer: me he abierto en canal. Despiste de media noche. Ni gato pardo ni perra fiel. Yo no quería pero ahí sigues, tambaleando cimientos y demás.
Como es de esperar, lloverán siglos y como la princesa bipolar, seguiré reconociéndote que te quiero como si no me pesara la vida.

Nimiedades

6 abr. 2011


No te preocupes, te digo. Que no le quiero a ella.
Cuando me doy cuenta que bueno, quizá tampoco te quiero a ti.

Calmness

2 abr. 2011


Siempre había sido lo más de lo más. Todo el mundo le conocía, le llovían halagos, escribía de puta madre y decían, follaba mejor. Pero era predecible. Demasiado, para mi gusto. Y una tipa que no era capaz de enloquecerme el alma, no me valía. Así que tiramillas y ya reordenaremos el infierno otro día, aunque sus 19 no acaben conmigo, puede que los 23 se le den mejor y caiga rendida en ésas redecillas que son sus medias, ¿por qué no?
Quizá algún martes lloraremos por las causas perdidas, pero hoy toca santiguarse el corazón. Que tras un par de treguas me creo con fuerza para decir(le) NO, a pesar de las grietas sobre mi tejado y unas dosis de alcohol, el vértigo lo dejo para sus piernas, como dirían los más sabios: no hablemos de amor.

Memoria

1 abr. 2011


"La memoria es la excusa perfecta para hablar de cualquier cosa"

He leído ésta frase en el libro de Llucia Ramis que cogí ayer de la biblioteca y he pensado en ti. Aún así, supongo que últimamente no me importa mucho la memoria. Tal vez como dicen, cuánto más ignorante más feliz y a mi ya me dejan tranquila mis historias. La putada aparece cuando en vez de guiarte la memoria, te responde el cuerpo, las entrañas. Y joder, entiéndeme, yo ya no sé cómo abrazarte con tanto escalofrío...

Obviedad

22 mar. 2011


Sé que no vas a querer entenderlo...
...pero cada vez que te pienso, me estalla el pecho.

Garantía

17 mar. 2011


Me puede la manía de hacerme la loca, cuando se te llena la boca con el nombre de otra y dejo de lado la artillería, las trampas y el as en la manga, que en juegos de carnicería me pido la exclusividad.

Pregúntale al chico de Madhavy City cómo me dejó las rodillas después de traficar en mi espalda con golosinas. Dile, que entre tanto tropiezo, el pantalón es lo último que pierdo, y que en ésta dictadura que es mi cuerpo, sólo reino yo.

Letargo

10 mar. 2011


Has tardado un siglo para gritarme todo lo que no piensas, como si no supiera la distorsión que ejerce el paso del tiempo en los segundos, siempre a vueltas con la vida, a la deriva con éste vaivén de nostalgia y torpes costumbres que me anclan a tu vera.
Estoy convencida de que un día despertarás de éste letargo que tanto me pesa y sabrás reconocer que tú también te has equivocado.

Química

2 mar. 2011


Cuando juego a atrapar Kazas 64, nadie me asegura que el espíritu de Amelia Earhart no me traicione y caiga rendida en tu Pacífico.

(S)eres

25 feb. 2011


A veces estoy sentada en el metro, leyendo a Algeet, y tengo la sensación de que se me enredan las piernas en un vórtice de tiempo que solo da pie a evadirme del resto del mundo, que ni siquiera ha podido darse cuenta de mi disfonía frente a la vida, cuando te susurro y me parece ridículo éste hilo de voz. Sé que soy una torpe y me dejaré querer por todas las catástrofes, pero me consuela saber que una noche de risas con Eva puede curarlo todo. Luego en casa es otra historia...el caos existencial de mi habitación es lo más cerca que estaré de hacer y regalarte arte. Me duele la rodilla horrores desde que sé que te han operado, pero no te preocupes, mi hipocondría solo son besos de vértigo y cosquillas enlatadas hasta las 2h. Ya lo sabes, todo impostado. En ése momento las verdades más ínfimas pesan toneladas y yo tampoco sé muy bien porqué. Imagínate despertarte un día y que nada hubiera cambiado, nos aburriríamos de lo eterno de nuestros mediodías, intercambiando fluidos entre las estanterías de la biblioteca de la UAB. Qué le voy a hacer, si entonces apareció ella, pero nadie enmudeció.

Orión

15 feb. 2011


A veces me acuerdo de Silvi y miro sus textos y pienso qué joder, qué puta envidia sana que esté tan loca y sea tan libre. Te entran ganas de tirarte encima y soltarle un abrazo, sólo porque te ha alegrado el día y la efervescencia irracional se multiplica. Pero tú tienes las cosas muy claras. Te empeñas en decir que lo mejor de febrero son las incoherencias bipolares y encuentras la paz en el puerto ,a ti que te gusta tan poco el mar y llorar ríos enteros por lo jodido que es echar de menos desacompasado. Te sientes como si tuvieras que cambiar el mundo (sobre todo tú mundo), pero la pereza es más grande y lo dejas para dentro de un par de semanas más. Sabes que no te cuidas demasiado, porque aún no te han entrado esas neuras de ser un pincel todo el día y te da igual si ya no te mira de la misma forma, aunque te mueres de ganas de patalear. Que te dejen en paz, has bailado como loca rodeada de punkis en Can Vies, agarrada al último sorbo de kalimotxo, sobreviviendo a las agonías de la gran ciudad.

Hipoteca

2 feb. 2011


La GRAN caída y las infinitas inseguridades.
El sentirse liliputiense frente a alguien que no tiene nombre, ni forma, que me dá tantos dolores de cabeza - incluso más - que a ti.
Llueven fantasmas.
Putas todas, dices. Puta tú, que me has dejado así, a medias.
Sorteando abismos con la pasión de un funambulista.
Ramón tenía razón, "te tengo contenta con mis reservas".

Femme

25 ene. 2011


Te imagino con 28 largos, en el Acceso V, pariendo frases como hacen los que no escriben poesía: A regañadientes y con la mala leche de un martes cualquiera.

Amnésika

18 ene. 2011


Recuérdame que te haga caso y que acepte los abrazos,
y que no nos volvamos locos por que aquí somos pocos
y nos pesan las heridas.

Estoy segura de que se acordarán de nosotras, ya verás,
cualquier día, que somos como la migraña
cuando te agarra la cabeza y no te deja
y ahí como pendejas riéndonos sin fruslerías.

(Sé a que huelen tus manos. A mí también se me ha follado el olvido.)

Vanilla

10 ene. 2011


Besos enlatados para el chico Vanilla Sky (aquí también sabemos joder como putas y no nos volvemos locas por ello).
Detesto el blanco, no se puede creer en el. Si simboliza pureza, podemos dejar de engañarnos, está todo viciado. Je suis vert i rouge passion cuando me lo pide la vida, por eso me gusta tanto que a veces seas casi-pelirroja y tengas esas tetas, que si un día me las presentas no sabré muy bien qué hacer con ellas.
Y ya ves, ya te lo dije, no sé no escribirte cuando hay algo ametrallándome la cabeza. Seguiré dejándome los dientes en puertas cerradas, como si yo fuera una quincieañera y tú la primera en mi lista de chicas guapas.
Es jodido. A 20 años luz te sientes tan sola que tienes que volver a conocerte a ti misma, como si fueras otra, como si no te tuvieras ya aprendida de sobra.

Shock

4 ene. 2011


En ésta vida, hay dos formas de querer:
Desde la cabeza
- es decir, con la calma de quién está sedada y sumida en la monotonía y ya le parece bien el paisaje que se sucede en ése revuelvo de imágenes que transcurren todos los días-

o desde el corazón.
- por el contrario, con la inercia de quién sabe que el vuelco del alma es debido a todas las sensaciones que la otra persona provoca y revoca y le convierte en un vividor suicida. -

A ti ya sabía como iba a quererte desde la primera vez que te ví.