Boston

2 oct. 2011

Voy a coger el primer vuelo y no será de vuelta. Tendrá el nombre que tu quieras y estarás entre mis piernas. Los viernes soy una persona mejor (está bien, ayuda el queerporn, ya te lo dije) qué le voy a hacer si a mí me gusta más la sangre que el edulcorante, si suenan The Clicks y yo arrastro éstas ganas inmensas de follarte. 4 horas en el Sala y yo con éste viaje, te lo repetiré una vez más: Cualquier excusa es buena si acaba en "tocarte".  

EEUU en general no me gustaba, pero a Boston ya le he cruzado, no nos dejan soñar ni desde éste charco ni desde el otro lado. No, we can't y el sueño (roto) americano. Ningún yankee mira con nostalgia hacia el Atlántico.  


Y así me va, confundo capricho con exclusividad. Pregúntate qué quieres y después involúcrame en ello, pero no me dejes jugar con tu pelo si no vas a follarme luego. Gato herido, juego aprendido. Y odiar con todas mis fuerzas ser la más camaleónica de la ciudad. Déjate de palabras, de madrugadas y magia, que ya no creo en nada y tampoco lo vas a poder cambiar. Te dejo con tu séquito, con tus groupis de medio pelo, ya sabes, con tu club de fans.

2 comentaris:

amnesika dijo...

Lo que te iba a decir antes y que no te dije es que se te nota, como decirlo... Picada, no, dolida más bien.
Hay que cuidarse lobo.

Bey dijo...

zas! en toda la boca.