Dilucidar

12 abr. 2012

Montañas de cosas inútiles que consiguen hacerme feliz, poesía rojo-burdel para principiantes imberbes. Me han abierto en canal y me han plantado un árbol dentro, ahora tengo enanos con nombres extraños jugando al risk bajo mi piel. Naturaleza muerta obstruyendo mis venas de caucho y color ocre. Soy un monstruo (in)fiel. Huele a avena en el desierto de tu espalda, tropiezo entre peca y peca, siempre buscando constelaciones nuevas. Estrellas fugaces que señalan el camino hacia tu ombligo, dulce espejismo, persigo odiseas con cada neurosis. Ni dios ni amo, pero sí todos los recuerdos anclados, ahogándome en la nostalgia y escuece. Gris Hiroshima en la ciudad, normal que se nos mueran las flores. Y las ganas. Y los sueños. Comprarme un perro sarnoso para alimentar a su séquito de novias. Malcriar a los cachorros y plantear la Revolución sin granja. Pero con las mismas ganas que tiene un loco a medianoche. Reinventarse sin dilucidar, como un experimento fallido. Sin pausa ni prisa. Y falto de aliento, morir tranquilo.

2 comentaris:

Marta PS dijo...

Grande. Éste es el que eme gustaba más! :)

Bey dijo...

"Reinventarse sin dilucidar, como un experimento fallido."

me encanta