10 abr. 2011

Desierto


Te miro de reojo los martes (que no vendrán) y antes de que articules palabra, sé que como ésas historias a las que se les predice un fácil final, lo he vuelto a hacer: me he abierto en canal. Despiste de media noche. Ni gato pardo ni perra fiel. Yo no quería pero ahí sigues, tambaleando cimientos y demás.
Como es de esperar, lloverán siglos y como la princesa bipolar, seguiré reconociéndote que te quiero como si no me pesara la vida.

1 comentario:

Ester dijo...

Que no te pese el querer, no te engañes...

Panicotidiano © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.