Marlon

8 sept. 2011

No éramos unos genios, pero no teníamos miedo a las críticas del destino. La injusticia se tornaba necesidad y nos relamía los bajos cada vez que abríamos las piernas. No sé que habrá sido de aquellas esquinas, que al nombrarlas, hasta escocían. Ni de aquellas niñas de papá. Las recordarás tan rubias, hace unos años, mirada de gato. Pateando la vida por un par de sueños y la libertad que cotejaban sus chulos baratos. Decir sus nombres restaría credibilidad. Sería como follarte al "intocable" después de una noche haciendo el cafre y dejarlo tan asustado que parezca un niño de 5 años, (una cruz para todas las estrechas que suspiraban por Marlon Brando), y la poesía que es tu cara y unas cuantas frases hechas sólo para que le enseñes las tetas a éste poeta en su particular revolución.

3 comentaris:

Bey dijo...

Sería como follarte al "intocable" después de una noche haciendo el cafre y dejarlo tan asustado que parezca un niño de 5 años.

Me encanta.

irène dijo...

"y la poesía que es tu cara ..." Como resuena esa frase.

Causalidad. Me gusta (cómo, lo que y sobre lo que) escribes. :)

Conunpiealborde dijo...

Que alguien te queme por dentro y vuelva la poesía. Ya.