Shock

4 ene. 2011


En ésta vida, hay dos formas de querer:
Desde la cabeza
- es decir, con la calma de quién está sedada y sumida en la monotonía y ya le parece bien el paisaje que se sucede en ése revuelvo de imágenes que transcurren todos los días-

o desde el corazón.
- por el contrario, con la inercia de quién sabe que el vuelco del alma es debido a todas las sensaciones que la otra persona provoca y revoca y le convierte en un vividor suicida. -

A ti ya sabía como iba a quererte desde la primera vez que te ví.

0 comentaris: