6 ene. 2014

Colores

Paseo por Madhavy City apretando los dientes rollo ñeta en un barrio teñido de negro y amarillo. Alguien me agarra amenazante y siento como me cruje el brazo aprovechando un descuido. Estoy tan ocupada pensándote que le dejo hacer. El dolor es mecánico y me repito: No pienso gritar hasta que pete la sien. Hasta que se me olvide que todos los días podrían ser 4 de marzo y se tiña con nervios encefálicos la pared. Que lo malo de follar en azoteas es la euforia de lanzarse al vacío y olvidarse del vértigo, del tiempo, de la disidencia por lema, de la torpeza por cabezonería, de los cafés en el Babelia y hasta de mi. Acordarse del cuerpo sólo cuando el grito se torna aullido y no sentir brazo. No sentir culpa. No sentir miedo. Sólo tu voz, sedante. Y frío asfalto.

1 comentario:

Joselu dijo...

¡Qué guay eso de follar en azoteas! Nunca lo he hecho.

Panicotidiano © , All Rights Reserved. BLOG DESIGN BY Sadaf F K.