Auto-crítica

17 feb. 2012

Somos personajes anónimos rogándole al asfalto. Celebrando el calor de éste suelo marcado por los baches de antaño, tropiezos de sueños sonando en vinilo, remendándote las ganas en el punto más álgido. Frío en las sábanas tras un beso esquivo. Impulsar la violencia policial como pequeño descuido: sin ánimo, sin sentido, ¿sin daño?, sin acritud. Mantras vacíos de cultura, domesticación como don de gentes. Todo vale desde mi Blackberry, qué bonita se ve la revolución después de publicar un tuit. Cómo me pesa la pena de los niños muertos, pero qué cómodo mi sofá hoy. Que no nos quiten interné, ¡ai! Pero que no me busquen la buena fe, ni los valores, ni el sentido (auto)crítico, ni las ganas por ná. Lo que ahoga, aunque despacito, "parece" que no mata.

Sabotaje

9 feb. 2012

Puede que no me acostumbre nunca a que me rompan los sueños. Ni a los esguinces internos que van desde el alma hasta el cerebro. Puede que arrastre esa tendencia suicida de venderme en cada esquina, lanzándole besos hasta al viejo verde que me tiende el cupón, ya sabes, por lo de la suerte del euromillón... A ver si puedo cargarte con razones de peso, que no hablen de tu pelo, ni de cuánto te echo de menos ni de cuándo coño volveremos a vernos. Para conspiraciones, abril. Ponlo como meta para volver a reír. Apuesto a que estaremos un poco más cuerdos y ya no nos dará miedo mordernos. Calmaré tu hambre feroz, haciendo de tripas corazón.

Ultramarinos

1 feb. 2012

A veces asumo el abismo y te miro desde el continente inverso, aprendiéndome el laberinto de tu cuerpo a pesar de ésta distancia impuesta. Me sacudes la voz (a medias) y a medias te siento. Despacio. IntermitenteMENTE. Las vísceras, nunca acordes. Dame un respiro. O quítamelo, que estoy sedienta. Qué ganas de descubrir(te) buceándo en mi cuerpo, curándome el frío, abriéndo nuevos espacios. Y no quiero saber más, cuando hablas de lxs demás. Que me recuerdan que he perdido. Y joder...Llamaré a cualquier loco del tarot, para que me pinte un ve(r)so mejor. Las carreras de mis medias predestinan al inminente ganador. Son lustros esperándote en la meta.