Señor

26 nov. 2011


Tenía sueño y estaba a medio gas, rechinaban tus escalofríos en mis oídos. Tus manos en un pedestal, creo que no habrá nada más sincero para clavarme dentro. Me regodearé en mi verdad. El ruido se ha ido alejando y nos ha dejado el latir lento y pausado de quién se mete agonía en vena y la escupe horas más tarde en la moqueta del salón, destrozándose la garganta con la mejor premonición de que hoy voy a perder la razón después de joderme los zapatos caros.

Barrio

22 nov. 2011


Nos perseguía el odio arrastrando sus mil formas de manifestarse, tú aún hablabas de poesía, en Auschwitz pasamos nuestra mejor tarde. Solías levantarte de la cama cabreada, la tele encendida: Las noticias soltando alguna que otra chorrada, creyendo hacer más interesantes nuestras vidas. Yo miraba para otro lado y me fijé en ésa rubia de Silicon Valley que siempre se vende en la esquina, decían que 20 ya le parecían bastante, así que invertí en amor romántico, del falso, del de "dame una tregua antes de enamorarte, que se nos escapan los días". A veces tengo la cabeza puesta en cualquier otra ciudad y veo a todos esos capullos esforzándose por pasar un buen rato, dejando su rastro de Brumel por el barrio, como si hubieran olvidado que a las 6 de la mañana el más tonto del piso puede ser el colgado del patio. No nos vendrán a buscar -me soltaste- en tu vientre pone "COBARDE".

Monde

18 nov. 2011


Retratada por el monólogo de un cleptómano, te he ido robando pedazos para construir la última versión de ti, sonrisa 2.0 y sal en la piel. Los castillos de naipes se derrumban a tu paso, en Madhavy City ya están hartos de que el telón siempre reste bajado. Función para el pequeño merodeador, un polvo en un coche. Hoy los fantasmas están vencidos de voz. Somos un peligro atroz para los sueños del mundo.

Ferite

14 nov. 2011

- Qué putada. 
- ¿El qué, que putada? 

- Echarte de menos, que duelas, que haga frío, que no haya acabado el trabajo para mañana porque tengo la cabeza vete tú a saber dónde, que te haya llorado un río y que por fín el Llobregat se haya llenado. Que tenga tantas ganas de verte como de gritarte. Que me sienta como un animal herido. Que te quiera, supongo. Que te quiera de verdad y no poder controlarlo. Ni siquiera un poquito.

Diferencias

2 nov. 2011

De Dolores ni hablar, a mí llámame Lola. Que lo de las corazas es una excusa más para que me busques bajo la ropa. Y si te has fijado un poco sabrás que noviembre se me da fatal, aunque ésta vez no voy a quejarme ni un poquito. Que tengo lo que siempre he querido: Al corazón haciendo el pino cada vez que me cruzo con tu boca.